Contratos » Alquiler » Contrato de Alquiler de Vacaciones

Contrato de Alquiler de Vacaciones

Dentro de los distintos modelos de contrato de alquiler, tenemos que prestar atención especialmente a uno que se realiza al momento de alquilar una propiedad por motivo de temporadas vacacionales.

Como cada propiedad posee características y condiciones diferentes, se torna un poco complejo reunir toda la información requerida para formalizar este documento de contrato. Así que, para guiarte en el proceso de realización de un Contrato de Alquiler de Vacaciones, hemos preparado este artículo para ti.

¿Qué es un Contrato de Alquiler de vacaciones?

Un Contrato de Alquiler de Vacaciones consiste en establecer un acuerdo entre ambas partes, tanto del propietario como el huésped, donde las instalaciones o el inmueble a alquilar, se pone a disposición para el uso y disfrute del huésped.

El uso será por un tiempo determinado, por motivo de ocio, vacaciones, turismo o algún uso recreativo similar, mientras que el huésped se compromete en pagar las cuotas de alquiler.

El alquiler de vacaciones se puede dividir en dos diferentes contratos, ya que uno se adapta para el alquiler por turismo y el otro por temporada vacacional.

Si se pretende alquilar una vivienda de forma habitual o permanente, entonces el contrato a utilizar se llama “Contrato de alquiler de habitación” y en el caso de querer alquilar solo una habitación de la casa, el contrato a formalizar es el “Contrato de alquiler de habitación”.

Descargar planilla de Contrato para Alquiler de vacaciones

Si deseas obtener un modelo de Contrato de Alquiler de Vacaciones, te dejaremos uno en formato Word y PDF a continuación, para que puedas descargarlo y rellenarlo en base a tus necesidades.

¿Por qué es necesario un Contrato de Alquiler de Vacaciones?

Un Contrato de Alquiler de Vacaciones tiene gran importancia, ya que consiste en el acuerdo al que están sujetos tanto el arrendador como el arrendatario, firmados por ambas partes, además, también se incluyen las normas de la vivienda a ser alquilada y especifica las consecuencias en caso de incumplir con el contrato.

El contrato servirá de protección para ambas partes del acuerdo, ya que en el documento aparecerán especificadas cada una de las obligaciones tanto del arrendador como el arrendatario, en caso de haber discrepancias o problemas.

¿Es obligatorio el uso de un contrato de alquiler de vacaciones?

La normativa establecida sobre los contratos de alquileres de vacaciones, queda a jurisdicción de cada Comunidad Autónoma. Como ejemplo, la Comunidad de Andalucía es la única donde el Contrato de Alquiler de Vacaciones se estipula como obligatoria legalmente.

Pero, aunque en otras comunidades no sea un requisito legal obligatorio, es necesario e indispensable hacer uso de este tipo de contratos, ya que en ellos se da garantía el acuerdo de alquiler entre las dos partes, por lo que es un documento de gran importancia, y evitará futuros problemas entre las partes.

Modelo de Contrato de Alquiler de Vacaciones

Un modelo de Contrato de Alquiler de Vacaciones tiene que poseer ciertos elementos y cláusulas necesarios para otorgarle el efecto práctico legal.

  1. Datos de la vivienda: Aquí se deberá indicar toda la información concerniente a la vivienda, como la dirección, los electrodomésticos que posee, el mobiliario, y una detallada descripción de sus condiciones actuales.
  2. Datos de ambas partes: Aquí se deben indicar los datos básicos tanto del arrendador como el arrendatario. Nombres y apellidos, DNI, dirección de domicilio, teléfono y correo electrónico.
  3. Firma de ambas partes: Una vez que ambas partes hayan coincidido con la formalización del contrato, deberán escribir sus respectivas firmas, junto con la fecha de realización del contrato.
  4. Las cláusulas: En las cláusulas se determinan las normas de la vivienda establecidas por el arrendador. Elementos como los siguientes:
    1. Objeto del contrato: que no puede ser diferente al del disfrute del inmueble por motivo de un periodo vacacional.
    2. Duración de la estadía: tanto día y hora del comienzo como del final de la estadía en la vivienda.
    3. Capacidad máxima de personas: se indica cuántas personas podrán disfrutar de la vivienda durante el periodo de alquiler.
    4. Tiempo de estancia mínima requerida: aquí se detalla cuál es el tiempo mínimo requerido para poder establecerse el contrato de alquiler.
    5. La normativa de la casa: se especifican que cosas se pueden o no hacer con respecto a la casa en alquiler.
    6. Información de las formas de pago de las cuotas del alquiler acordadas entre ambas partes.
    7. Fianza: se trata de un monto que será devuelto solo en el caso de que la vivienda se haya entregado sin sufrir daños al propietario. De lo contrario, la fianza será utilizada para la reparación y los arreglos de los daños ocasionados por el arrendatario.
    8. Obligaciones del inquilino: tales como entregar la vivienda en buen estado una vez haya finalizado el periodo de vacaciones, evitar causar molestias a los vecinos, notificar al arrendador por cualquier problema que se genere, entre otros.
    9. Obligaciones del propietario: el arrendador a su vez está en la obligación de supervisar y verificar con una inspección previa, que la vivienda se encuentra en buenas condiciones al momento de ser entregada al arrendatario.
    10. Animales de compañía: se debe notificar si se llevarán a la vivienda animales de compañía.
    11. Renta: se deben detallar todos los elementos referidos a las tarifas y los precios del alquiler de vacaciones, junto con las tasas de limpieza, turística, IVA y cualquier otro elemento si se requiere.
    12. Subarrendamiento: aquí se debe especificar que está prohibido subarrendar la vivienda a otros inquilinos.
    13. Políticas de cancelación: normas sobre las cuales se puede ocasionar la anulación y rescisión del contrato.